Conducir con seguridad con un perro

Las empresas tendrán la opción de acoger en sus establecimientos a sus empleados acompañados de sus mascotas este viernes 21 de junio con motivo de la celebración del Día Mundial de llevar al Perro al Trabajo. Los objetivos son el dar importancia a la responsabilidad que supone ser dueños de un animal de compañía y el fomento de la sociabilidad, productividad y eficiencia.

En nuestro país, Correos se presenta como seguidor de la anterior iniciativa al proponer el hecho a su millar de trabajadores de su sede central en Madrid. Los aproximados mil empleados del edificio central  de Correos podrán acudir al trabajo junto a no solo perros, sino todo tipo de mascotas, evitando las consideradas como peligrosas.

Se pretende valorar las positivas consecuencias de los animales, como su compañía, así como destacar la necesaria responsabilidad que requieren y la promoción de la adopción de animales abandonados. Si los trabajadores optan por ser partícipes de la idea, deberán comunicarlo a la compañía con anterioridad.

¿Cómo de eficaces son los sistemas de retención?

Sin duda, la peor opción en el transporte de tu mascota en tu vehículo será dejar al perro suelto detrás del conductor en la bandeja trasera. En caso de accidente, la mascota saldrá lanzada contra el reposacabezas, incidente que causará lesiones graves e incluso mortales tanto al conductor como perro.

También peligroso es enganchar al cinturón de seguridad el arnés, ya que la hebilla de este se romperá en una colisión. El perro chocará contra el respaldo del asiento, sufriendo entonces traumatismos graves o mortales, y el conductor graves.

Seguimos con el arnés con dos enganches, que evita el movimiento hacia delante, sin aportar carga alguna al conductor. Un sistema de unión corto será necesario para evitar las graves consecuencias para el animal que tendría el choque de este contra los asientos.

El transportín sujeto con el cinturón de seguridad podrá causar importantes lesiones a los animales, ya que elimina los puntos de sujeción del cinturón. Además, los habitantes del automóvil soportarán grandes cargas. Mientras, los trasportines colocados en posición transversal a la dirección de la marcha en el maletero serán una opción para perros y trasportines grandes. Los ocupantes de las plazas traseras del vehículo podrán sufrir lesiones. Por último, encontramos los trasportines pequeños situados en el suelo del vehículo. Serán una buena medida para evitar la deformación del habitáculo de la mascota, que podrá solo sufrir lesiones de leve carácter, al tener el trasportín poco espacio y reducirse la energía del impacto.

Finalmente, el último sistema de retención que presentamos es la rejilla divisoria, que separa la cabina del maletero y se encuentra colocada entre los pilares de la estructura del automóvil. El animal podrá moverse con libertad sin incomodar al conductor, pero podrá sufrir heridas muy graves dependiendo de la posición en la que se encuentre en caso de accidente. La mejor alternativa que podremos tomar será la combinación del trasportín con la rejilla divisoria.