Radares fijos y móviles de la DGT

Este verano la DGT contará con más de mil radares que controlarán la excesiva velocidad de los vehículos en las vías, hecho concurrente en una de cada tres catástrofes mortales en las carreteras de nuestro país.

En los últimos quince años (en 2005 habías 87) la progresiva instalación de cinemómetros en España se ha demostrado que ha coincidido con la también progresiva reducción de la mortalidad. Sin embargo aún nos encontramos lejos de los 7.200 radares existentes en Reino Unido, 4.000 en Francia o 2.300 en Bélgica.

Puntos clave de ubicación de radares

Ordás explica que los cinemómetros son situados en aquellos puntos vinculados al exceso de velocidad, principalmente en los intervalos con más accidentes.

Este año, en carreteras convencionales, se instalarán 75 equipos. Ordás prevé la posterior prioridad hacia los radares de tramo sobre controles extraordinarios de velocidad.

Tipos de radares

Dependiendo de la ubicación, la DGT cuenta con distintos aparatos y procedimientos; existen los siguientes cinemómetros en función de su localización: pórticos, postes, cabinas laterales, vehículos, trípodes, radares de tramos y “Pegasus”.

Pasamos a la detallada explicación de las características de los anteriores.

  • Pórticos: Estos radares poseen una antena que emite una señal que rebota contra el vehículo en circulación y regresa a la antena. El radar calculará la exacta velocidad del vehículo en el determinado momento a través de la variación producida en la frecuencia de la onda. No precisan operador, pues se tratan de equipos automáticos.
  • Postes: Se ubican en los laterales de las vías y pueden ser de tipo radar o tipo láser.
  • Cabinas laterales: Encontramos radares o cinemómetros láser, disparando estos últimos hacia las calzadas varias haces de luces transversales; con su interrupción por un vehículo, el aparato calculará su velocidad.
  • Vehículos: Operados por policías locales y agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, son utilizados en modo estático o en movimiento colocados en vehículos patrulla.
  • Radares de tramo: Actualmente existen 62 radares de tramo en uso. Estos calculan  a lo largo de todo el tramo la velocidad media del vehículo, mediante dos o más cámaras de visión artificial.

Por último, en coordinación con los Centros de Gestión y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, un grupo de doce helicópteros equipados con el radar “Pegasus” vigilarán desde el aire las carreteras españolas este verano.

Los helicópteros de la DGT el año pasado vigilaron durante 3.370 horas a 67.400 vehículos en total, captando 20.000 infracciones. La máxima denuncia por velocidad recayó sobre un vehículo que circulaba en las vías a 263 km/h. Asimismo, fueron captados 120 vehículos circulando a más de 200 km/h este mismo año. Por otro lado, las infracciones más frecuentes captadas por los helicópteros fueron, además de los excesos de velocidad, las marcas longitudinales continuas y mantener una distancia entre vehículos inferior a la de seguridad.