La válvula EGR: qué es, funcionamiento y averías

Uno de los componentes que más tienden a averiarse dentro de los coches diésel es la válvula EGR. Con el tiempo su diseño ha mejorado, pero es de vital importancia conocer el adecuado uso que debemos hacer de ella y el correcto mantenimiento con el fin de evitar las posibles averías.

Desde Transferencia 24 sabemos que la válvula EGR es una pieza de vital importancia de los motores de combustión con el objetivo reducir las emisiones contaminantes, en especial en los diésel. Para entender qué es, para qué sirve y por qué falla la válvula EGR te explicamos sus siglas: Exhaust Gas Recirculation, lo que quiere decir: válvula de recirculación de los gases de escape.

Transferir vehículo

 

Para que se entienda mejor, esta pieza no hace más que la función de un grifo que, si se abre, se comunica el colector de admisión (por donde respira el motor el aire limpio) con el colector de escape (por donde salen los gases después de la combustión) para mezclar en una proporción determinada los gases que salen del motor con el aire que entra.

Aunque no seamos mecánicos ni apasionados del motor, seguramente hayas oído hablar de la válvula EGR. Simplemente es el elemento anticontaminación que llevan todos los coches y que a menudo, suele salir cuando se habla de problemas y averías en los motores diésel.

Desde Transferencia 24 queremos explicar en este artículo las válvulas EGR en profundidad, explicando para que sirven, su funcionamiento y las averías que pueden ocasionar, ya que son más frecuentes de lo que podemos imaginar.

¿Qué es la válvula EGR?

Válvula EGR

La válvula EGR tiene una función muy sencilla y es la de recircular parte de los gases que salen por el escape hacia la admisión. Es decir, reintroduce el humo de la combustión del motor en los cilindros para reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

La válvula EGR hace que los colectores de escape estén conectados juntos con los colectores de admisión y su apertura depende de diferentes parámetros que a continuación conoceremos. La ejecución de la reducción de los óxidos de nitrógeno recae en el descenso de la temperatura en la cámara de combustión al recircular los gases de escape hacia ella.

¿Cómo funciona la válvula EGR?

Los motores modernos incorporan unos sensores de temperatura, régimen del motor y carga de aceleración. Esto hace posible que la EGR funciones. En base a la ECU del vehículo, el coche mandará la señal de abrir o cerrar la válvula. Generalmente las EGR siempre están abiertas, de modo que los gases quemados se meten en el motor cuando se circula con el motor caliente, con baja carga y a regímenes de motor bajos.

En el momento en que se abre la EGR, ésta se acciona de dos maneras: pudiendo ser por un actuador de vacío o por un actuador eléctrico. La segunda opción siempre suele ser más eficaz y normalmente los vehículos modernos equipan el actuador eléctrico. De esta manera, pueden controlar mejor el grado de apertura de la válvula EGR.

Otros coches equipan válvulas EGR refrigeradas por un intercambiador de calor que utiliza el refrigerante del motor. De esta manera, reduce la temperatura de los gases en el momento de introducirlos en los cilindros y la producción de emisiones de NOx es menor.

En el momento en que la válvula EGR está abierta, se mezclan los gases recirculados junto con los gases frescos de la admisión en la cámara de combustión. En este sentido, si la válvula estuviera cerrada, los gases frescos de la admisión serían menores y las explosiones generarían menos calor, por lo tanto, se reducirían menos las emisiones de NOx.

Tal y como puedes ir intuyendo, el funcionamiento la válvula EGR resta potencia al motor. Si el aire que entra en el motor es más frío y tiene mayor carga de oxígenos, mayor potentes serán las explosiones y el rendimiento del vehículo será mejor. Por este motivo, cuando necesitamos de una aceleración mayor, la EGR permanecerá cerrada, con el objetivo de aprovechar todas las prestaciones del motor.

Averías de la válvula EGR

En especial, en los motores diésel que van mucho por ciudad y conducen a bajas revoluciones, las averías en la EGR son frecuentemente comunes. Pero ¿Por qué dan más problemas los diésel que los gasolina con la válvula EGR?

Simplemente porque la cantidad de carbonilla que generan los diésel es más elevada, y esa se va adhiriendo a las paredes de la EGR e incluso a los colectores de admisión. De este modo, el diámetro de la EGR disminuye y por lo tanto, el coche no ‘’respira’’ adecuadamente y las prestaciones van mermando.

La acumulación de carbonilla con el tiempo puede hacer que se quede atascada o que no tenga la respuesta adecuada ante los comandos de la ECU. Esto se produce porque la suciedad hace que ni abra ni cierre del todo la válvula.

De la misma manera, cuando hay acumulación excesiva de carbonilla, se puede encender la luz de avería. Los problemas ante una avería de la válvula EGR pueden ser entre otros: pérdida de potencia en el motor, tirones o dificultad de arranque en frío, además de mayor emisión de humos.

¿Cómo evitar averías en la EGR?

Determinados indicadores que aconsejan cambiar demasiado pronto de marcha, pueden dar lugar a problemas para el motor con el tiempo.

Todos los elementos mecánicos del vehículo, son susceptibles a averías. Es algo complicado evitar las averías de cualquier componente, aunque podemos prevenir. En el caso de la válvula EGR, el mejor consejo que te podemos dar es que te olvides de una conducción eficiente.

Puede sonar muy extraño, pero las averías más comunes en la EGR se producen por circular a bajas revoluciones y a marchas forzadas. De esta manera la EGR trabaja ‘’demasiado’’ y puede dar lugar a averías costosas. Si siempre conducimos así, lo único que estamos haciendo es que recirculen continuamente los gases de escape y son gases sucios que obstruyen los conductos del motor.

Para resumir, circular en únicamente en ciudad es causa de avería para las válvulas EGR. Sobre todo, si hablamos de los diésel. Es muy poco probable que una EGR dé problemas en un vehículo a gasolina. Para evitar las averías de la válvula EGR debemos conducir con el motor enérgico como única solución ante las averías de la EGR.

Para reducir los fallos de la EGR debes de:

  • Usar aceites de calidad. La mayor parte de la carbonilla que sale por el escape la produce la combustión del aceite. Si los lubricantes que ponemos son excesivamente baratos, aumentará el exceso de carbonilla de los gases de escape y la vida de la EGR se acortará.
  • Realizar el mantenimiento periódico que el fabricante recomienda. Los descuidos del mantenimiento pueden ser una causa justificada de esta avería.
  • En función del uso que hagas con el coche, es importante realizar descarbonizaciones del sistema de admisión, desmontar la EGR y limpiarla periódicamente con el fin de evitar que se acabe acumulando excesiva carbonilla.
  • Hacer una conducción de limpieza de carbonilla. Puedes aprovechar un viaje largo para usar marchas cortas y poner el motor por encima de la mitad de su máximo de revoluciones por norma. Pisa el acelerador para descarbonizar durante unos 5 minutos.

Precio válvula EGR

La válvula EGR es uno de los componentes mecánicos del coche que tiene un precio variado en base al tipo de válvula que sea (mecánica o electrónica) y de la marca del coche.

Por nuestra experiencia en el sector automovilístico, la limpieza o cambio de la válvula EGR puede llegar a un promedio de unos 500 euros. La limpieza de la válvula EGR o reparación rondan los 50 € en los modelos con válvulas mecánicas de primeras generaciones y los 1.000€ € en los vehículos que incorporan últimas tecnologías en el sistema EGR. A continuación te adjuntamos una guía para la limpieza del motor de tu coche, algo que puede ayudarte a mantener y alargar la vida útil de tu vehículo.