La postura correcta para conducir

Puede que subestimemos la postura que adoptamos al volante y pensemos que solo es necesario sentarnos y empezar a conducir sin más; sin embargo, saber cómo sentarse de manera apropiada puede evitar accidentes, dependiendo entonces de esta nuestra integridad física.

Cuando nos sacamos el carné de conducir en la autoescuela superamos unas pruebas teóricas y otras prácticas, no obstante, parece que al sentarnos al volante tendemos a olvidar ciertos aprendizajes que velan por nuestra seguridad, como la postura y manera de sentarnos. Tienes que saber que, por ejemplo, un respaldo inclinado en exceso puede provocar el efecto submarino, entre esta, encontramos otras medidas de seguridad que pasamos a enunciarte:

LA INCLINACIÓN DEL RESPALDO

Deberemos inclinar el respaldo de forma casi vertical, adoptando una postura cómoda pero que no incite a la relajación y prevenga la fatiga; esto también velará por la salud de nuestra espalda. Apoyaremos los hombros y la parte superior de la espalda en el respaldo, y los brazos llegarán al volante flexionados de forma relajada, pudiendo apoyar encima del volante las muñecas si los estiramos.

Con esta inclinación evitaremos el efecto submarino antes mencionado, el cual provoca que nuestro cuerpo se deslice por debajo del cinturón si ajustamos una inclinación del respaldo excesiva.

DISTANCIA Y ALTURA DEL ASIENTO

El conductor deberá siempre conducir con comodidad y espacio suficiente. La distancia del asiento al volante no deberá ser ni demasiado cerca ni demasiado lejos, y para saber si estamos adoptando la posición correcta, comprobaremos que los brazos se encuentran ligeramente flexionados. Las piernas, por otro lado, tienen que estar semiflexionadas para poder, con un solo movimiento de tobillo, pisar a fondo el pedal del embrague.

En lo referente a la altura, deberemos gozar de la visibilidad completa de la anchura del parabrisas, quedando los ojos del conductor a media altura de este.

REGULACIÓN DEL VOLANTE

Regular el volante sirve para determinar una distancia que permita al conductor mover los brazos y conducir cómodamente. Ajustaremos la altura y la profundidad. No colocaremos el volante ni muy alto ni muy bajo, de igual manera que el asiento, con la espalda y los hombros apoyados en el respaldo.

LOS ESPEJOS RETROVISORES

Tenemos el espejo interior y los exteriores laterales. El primero lo regularemos con la mano derecha y la espalda apoyada, cubriendo la luneta trasera por completo. Por otro lado, los espejos laterales deberán quedar lo más abiertos posible; el campo de visión tiene que ser amplio y sin ángulos muertos, que no nos obligue a hacer movimientos raros con el cuerpo. Ajusta la visión respecto de los retrovisores antes de iniciar la marcha.

LA COLOCACIÓN DEL RESPOSACABEZAS

Según estudios, el 75% de los conductores desconocen la forma correcta de colocar el reposacabezas; para evitar que sufras un latigazo vertical, lo cual puede provocar lesiones graves, te la explicamos:

La parte trasera de la cabeza quedará sobre el centro del reposacabezas, sin apoyar, a unos entre 4 y 5 centímetros aproximadamente.

 

EL CINTURÓN DE SEGURIDAD

Antes de iniciar la marcha abrocharnos el cinturón de seguridad es imprescindible. Según la altura del conductor y su colocación, variará la altura del cinturón; este irá ceñido al cuerpo, sin dobleces, y cruzando el torso del centro de la clavícula en dirección al pecho.