¿Cómo recurrir y anular una multa de tráfico?

Si se te ha impuesto una multa y no te viene bien el gasto o la consideras injusta, puedes optar por recurrirla. Muchas veces procedemos al desembolso económico con tal de evitar contratiempos, sin embargo, como pasamos a explicarte, recurrir una multa de tráfico no es un procedimiento muy complicado, como puede que pienses. Tan importante es saber cómo realizar el trámite, como conocer adecuadamente las leyes de Tráfico.

Empezamos por mostrarte los dos distintos supuestos en los que podrán proceder a la entrega de la multa: un guardia podrá entregarte la multa en mano en el mismo momento en el que has cometido la infracción, este te pedirá que la firmes, y si él también lo hace, está corroborando la entrega; por otro lado, también nos podrán entregar la multa unos días después en nuestro domicilio. Si el individuo que conducía en el momento en el que se cometió la infracción no se corresponde con el titular del vehículo, este último deberá aportar los datos requeridos, bajo multa. Te advertimos que aunque el cartero no te entregue la sanción en persona, la denuncia seguirá vigente.

¿CUÁL ES EL PLAZO PARA RECURRIR LA MULTA?

No disponemos de tiempo infinito para recurrir la multa, por lo que no deberemos alargar la gestión en demasía. Una vez recibida la denuncia, tendremos 20 días naturales para recurrir la multa.

Por otro lado, si decidimos pagar la multa y no recurrirla, si lo hacemos en el intervalo de 20 días naturales, se nos aplicará un descuento del 50% al total del importe de la sanción. El desembolso económico lo podremos llevar a cabo telemáticamente a través de la Dirección General de Tráfico, por teléfono llamando al 060, en cualquier  oficina de Correos o Jefatura Provincial de Tráfico.

MOTIVOS POR LOS QUE RECURRIR UNA MULTA

Para recurrir una multa  deberemos aportar argumentos convincentes para lograr su anulación. Lee bien la multa para conocer el motivo por el que has sido sancionado, sea cual sea, tienes pleno derecho para tratar de cancelarla.

Te presentamos las coyunturas en las que podrás apelar la multa de tráfico:

  • Consideras la multa de tráfico injusta
  • Expones un argumento que gane al expuesto en la sanción
  • No tiene faldón de recursos la multa, lo que es obligatorio
  • No se refleja la identidad del agente que impuso la denuncia
  • La multa ha prescrito
  • Pedir una prueba fehaciente, como una foto
  • Inexactitud, falsedad, o falta de concreción de la denuncia
  • Involuntariedad de la infracción

¿CÓMO RECURRIR UNA MULTA DE TRÁFICO?

Para recurrir la multa actuaremos de distinta forma si esta nos ha sido impuesta por un policía local o por la Dirección General de Tráfico.

En el primer caso tendremos que acudir al Ayuntamiento de la determinada localidad. Solicitaremos un escrito de alegaciones al Consistorio, cumplimentaremos los datos, y explicaremos nuestros argumentos con el objeto de aludir el pago de la multa, tratando de hacer uso de un lenguaje jurídico concluyente. A continuación, en la oficina de registro del ayuntamiento en la que nos ha sido impuesta la sanción, tendremos que registrar el escrito de alegaciones. Los funcionarios lo enviarán a la comisaría de policía local, la cual tomará la decisión de si se nos es o no aceptada nuestra alegación.

En el segundo supuesto, si la Dirección General de Tráfico ha sido la denunciante, deberemos reclamar a esta misma. Para recurrir una multa, te recordamos que puedes hacer uso de la cobertura de defensa y reclamación jurídica que ofrezca tu seguro de coche.