Cómo alargar la vida de tu coche

Te presentamos una serie de consejos para que alargues lo más posible la vida útil de tu coche, ya que si prestas la suficiente atención al mantenimiento del vehículo puede que te ahorres ciertas averías en un futuro o que evites un gasto mayor que si no hubieras aplicado algunas precauciones con anterioridad. Para ahorrar tiempo y dinero, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Nunca saltes ningún indicio de avería por alto, un ruido extraño puede revelarte el mal estado de alguna pieza
  • Aplica una capa de cera como dos veces al año para cuidar la carrocería y pintura y evitar que penetre la humedad
  • Hazte con un protector de frontal para proteger la pintura de las pequeñas colisiones de las piedrecitas de otros vehículos, sobre todo en autovía
  • Haz uso de cera y grasas protectoras para cuidar las cavidades más profundas de tu vehículo, ya que el interior de un coche puede causar problemas especialmente si es antiguo
  • Los agentes climatológicos, como las fuertes lluvias, o el uso de detergentes fuertes y abrasivos pueden dañar las zonas de plástico y goma, por lo que repasa con goma las juntas de vez en cuando
  • Lava tu coche de forma habitual para evitar que las manchas se incrusten, tú mismo, o bien en un sitio especializado en lavados de coches. Aplicar cera con absorbente de rayos ultravioletas dejará tu coche impecable. Para evitar corrosiones después de realizar viajes por la costa, focalízate en la limpieza de los bajos, lugar donde más salitre suele acumularse
  • Echa un vistazo al nivel de aceite una vez al mes mínimo, esta es una de las recomendaciones más importantes, pues la falta de lubricación causará no leves problemas al vehículo, sobre todo al motor
  • Cambia la correa de la distribución en los plazos indicados por el fabricante de forma estricta; adelantar la sustitución pasándote de precavido tampoco estará de más
  • Revisa la presión de los neumáticos a menudo, un neumático en mal estado supondrá, especialmente en autopista, un importante riesgo, ya que se sobrecalentarán
  • Presta atención al cuidado del motor limpiando los filtros y evitando que las correas queden porosas; también importante es el cuidado de los frenos y el chasis, asique no escasees en recambios
  • Las piezas se desgatan más rápido, el aceite no llega a calentarse y el lubricante entra en contacto con el carburante y vapor en tramos cortos, por lo que trata coger tu coche para recorridos más largos
  • Presta atención a no chocar con ningún bordillo a la hora de aparcar, pues estas pequeñas colisiones pueden causar reales estragos a los neumáticos
  • No exijas demasiado al motor en los primeros kilómetros y espera a que este se caliente. El aceite del motor tarda bastante en calentarse, asique una velocidad excesiva al principio del viaje hará que se desgaste más fácilmente
  • Trata de hacer los cambios de marcha de forma fluida sin dejar el pie izquierdo enganchado en el pedal del embrague para contribuir al mantenimiento y resistencia del mismo
  • Una conducción brusca, en la que frenas súbitamente en cada semáforo esperando al siguiente, hará que la vida de tus frenos y trasmisión sea bastante más corta, además gastarás más combustible
  • Recomendamos usar más el freno motor que el freno convencional. Con la llegada del calor los frenos reducen su eficacia, afectando a su funcionamiento
  • Si la tapicería de tu coche es de cuero, es aconsejable proteger tanto el volante como los asientos, evitando así las quemaduras por calor. Asimismo, trata de estacionar tu vehículo en lugares sombríos, aunque sea obvio, de esta forma no solo cuidarás tu tapicería y el excesivo calor cuando te subas de nuevo, sino que también cuidarás su electrónica; si no encuentras aparcamiento a la sombra haz uso de parasoles
  • Por último, te recordamos que hagas una visita al taller periódicamente y compruebes los niveles de aceite, refrigerante…, la presión de los neumáticos, la carga de la batería… en especial antes de emprender un viaje importante